AUNQUE EL VIRUS NO SE VEA, ESTÁ, PERO ¿SE CONTAGIA?

Hemos hablado acerca del virus del herpes labial, sus síntomas, sus posibles fuentes de contagio, las formas correctas e incorrectas de aliviarlos, entre muchos otros temas.

Hoy toca hablar del contagio cuando la fuente parece no estar infectada.

Lo primero que debemos puntualizar es que el fuego labial es más común de lo que imaginamos y que la mayoría de las veces es adquirido durante la infancia. Y la gente se pregunta continuamente si se tiene o no el virus una vez que ya no hay síntomas.

La respuesta a lo anterior es un contundente sí; aunque no existan ampollas, úlceras, comezón, hinchazón y demás síntomas propios del virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1) o fuegos labiales, éste nunca desaparece y es la razón por la que, de pronto, en unas personas puede aparecer con mayor frecuencia.

¿Qué ocurre entonces con el virus si no se tienen síntomas?

¿Puede transmitirse?

De nuevo es sí; y sobre todo puede contagiarse a personas inmunodeprimidas, cuyo sistema inmune no puede defenderse del virus que causa los fuegos labiales.

Si bien no es común que se extremen precauciones para evitar el contagio, existen pequeñas
acciones que disminuyen la posibilidad. Por ejemplo:

  • Mantén tu sistema inmunológico en forma óptima. Lo consigues con una dieta balanceada, descanso y ejercicio, además de evitar el estrés en la medida lo posible.
  • No compartas utensilios de uso personal con nadie más. Esto es casi obvio, y no nos referimos a cucharas o tenedores, sino a los objetos personales como el cepillo de dientes, el maquillaje, ungüentos para hidratar los labios, entre otros.
  • Evita los focos de infección. Hemos hablado acerca de la duración de un fuego labial, que puede ser breve o tardar incluso hasta cuatro semanas. Entonces,
    si alguien cercano a ti ha tenido recientemente un fuego, evita el contacto incluso si ya no tiene los síntomas.

Recuerda que mantener un cuerpo descansado y sano disminuye en gran medida las posibilidades de que aparezcan los fuegos labiales; sin embargo, si las precauciones no fueron suficientes, con Cicloferon® puedes aliviar los molestos síntomas.

Además de lo anterior, debes saber que Cicloferon® tiene cuatro presentaciones, que serán útiles dependiendo la fase del herpes que tengas. Estas son:

Cicloferon® CLÁSICO

Previene el fuego labial cuando se aplica desde los primeros síntomas y detiene la multiplicación del virus gracias a su ingrediente activo.

Cicloferon® PIEL

Previene, detiene y alivia el fuego labial con un conveniente color piel.

Cicloferon® XTRM

Acelera la curación, gracias a la lidocaína que anestesia el dolor.

Cicloferon® XTRM PIEL

Acelera la curación, anestesia el dolor y alivia el fuego labial con un conveniente color piel.

Te recomendamos prevenir, así que lo más conveniente es que apliques Cicloferon® desde los primeros síntomas.

Recuerda: con Cicloferon® el fuego si está controlado