Mitos curativos de los fuegos labiales

Cuando el fuego labial aparece…
¡La solución no está en el refrigerador!

¿Cuántos de nosotros no hemos sufrido durante días por la presencia de un fuego labial?

Sí, es una pesadilla, pero muchas veces los remedios ancestrales de las abuelitas son mucho peores que el fuego por sí mismo, pues la mayoría de ellos, más que ayudarte, terminan por agravar la situación de tal forma que corres el riesgo de sufrir infecciones, dolor y marcas permanentes en la piel. Así que pon atención y mira lo que algunos de estos mitos curativos podrían provocar:

LECHE

Aunque al inicio sentirás alivio (si la aplicas recién salida del refri), estás propiciando la invasión de hongos y bacterias, además de que esto no detiene el desarrollo del virus del herpes.

AJO

Seguro en más de una ocasión has escuchado a tu abuelita decir que el ajo tiene más propósito en la vida que solo sazonar las comidas, pues sus propiedades antivirales y antibióticas lo convierten en un remedio ancestral que ha pasado de generación en generación. Sin embargo, si lo aplicas por mucho tiempo podría quemar tu piel y dejarte una fea marca.

PERÓXIDO

No, no se trata del que se usa para teñir el cabello, nos referimos a la comúnmente llamada “agua oxigenada” que, aunque es un remedio común dentro del botiquín familiar para desinfectar heridas, no debería ser usada para tratar el fuego labial, ya que la aplicación de esta solución podría hacer que la ámpula se agrande y empeore. el problema.

CARNE MOLIDA DE…¿VÍBORA?

Más que un remedio, este es un mito de la medicina ancestral al que se le atribuyen propiedades curativas para enfermedades como cáncer, manchas en la piel, alergias y claro, como solución para el fuego labial, sin llegar a comprobarse su efectividad.

¡Deja ya de hacer caso de los mitos curativos!

Cicloferon® es tu mejor aliado y al aplicarlo desde los primeros síntomas alivia, detiene y previene al fuego labial, además de detener la multiplicación del virus. Ya lo sabes, con Cicloferon® el fuego sí está controlado.